Saltar al contenido

Diagnóstico y tratamiento

Así como la dislexia es multifacética y compleja, el diagnóstico también puede serlo. Las pruebas para detectar la dislexia implican una evaluación diagnóstica completa por parte de una serie de expertos, incluyendo, pero no limitándose a médicos, maestros, especialistas en lectura, optometristas y profesionales de salud mental.

De la misma manera, la formación de un diagnóstico y tratamiento involucra a un equipo de personas para sintetizar los resultados y desarrollar un enfoque que mejor aborde las insuficiencias en la lectura y el procesamiento mientras se capitalizan las fortalezas existentes.

Dislexia diagnóstico y tratamiento

Las pruebas difieren para niños y adultos, pero típicamente involucran una revisión completa de las habilidades de lectura, memoria, aptitud ortográfica, etc. El estudiante que se somete a la prueba debe estar seguro de que una evaluación es un proceso importante de recopilación de datos, no una acusación por insuficiencias.

Entendiendo exactamente qué síntomas se están experimentando, cómo se han manifestado los problemas con la lectura, etc., qué medidas se han tomado para remediarlos, es la manera más comprensiva de conocer al estudiante, donde se encuentra y establecer un camino hacia adelante que ofrezca la mejor oportunidad de éxito.

Los padres y otras personas pueden esperar la siguiente información durante una evaluación:

  • Desarrollo temprano e historial médico
  • Vida cotidiana en el hogar y rutina diaria
  • Evaluación lingüística
  • Conjunto de pruebas educativas
  • Exámenes de visión, audición y actividad cerebral
  • Pruebas psicológicas

Dependiendo del diagnóstico, los expertos pueden recomendar una serie de enfoques terapéuticos para abordar los problemas. Desafortunadamente, no hay “píldora mágica” para corregir la dislexia. Sin embargo, la detección temprana, un plan de intervención minucioso y la promoción y el apoyo continuos pueden ser enormemente beneficiosos para un resultado exitoso.

La dislexia se diagnostica a través de una serie de pruebas de memoria, ortografía, visión y evaluaciones de lectura; el objetivo del tratamiento es ajustar el método de enseñanza para satisfacer las necesidades del estudiante (no al revés) y enfatizar otras fortalezas, tal vez aún subdesarrolladas.

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

La intervención temprana es muy efectiva en la dislexia. No existe un diagnóstico o definición única de dislexia. Los síntomas pueden variar en severidad y alcance y solaparse con otros problemas independientemente o como resultado de los desafíos que enfrenta la dislexia. Imagine a un niño que está luchando con un trastorno de aprendizaje no diagnosticado e incomprendido; no es sorprendente que los problemas emocionales y de comportamiento puedan surgir, y a menudo aparecen.

La intervención temprana de apoyo y los servicios personalizados son vitales para evitar el estigma que puede afectar a aquellos con cerebros que procesan la información de una manera que aún no es comprendida plenamente por la ciencia y la academia.

Cuando se presenta alguna discapacidad de lectura o escritura, es importante chequear otros problemas de salud como problemas de audición, problemas de visión y Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad primero para que puedan ser eliminados. Los métodos o enfoques de enseñanza se pueden cambiar para ver si ayudan.

Si el problema persiste, puede ser necesaria una evaluación en profundidad. Los problemas del niño y todas las intervenciones que se han intentado hasta ahora deben ser discutidos con el maestro junto con el consejero educativo especial de la escuela.

Es posible que se le pida que acuda a un consejero capacitado, un psicólogo educativo o un especialista en dislexia calificado para diagnosticar la dislexia.

El niño puede ser evaluado con una serie de pruebas para confirmar el diagnóstico de dislexia:

  • Información sobre el historial familiar
  • Habilidades del lenguaje oral, especialmente el procesamiento fonológico como identificar, pronunciar o recordar sonidos.
  • Habilidades académicas incluyendo lectura (palabra y pseudo-palabra), escritura, desarrollo del lenguaje y vocabulario.
  • Capacidad para acceder y procesar información visual y auditiva
  • Comprensión de lectura
  • Aritmética, razonamiento lógico y memoria
  • Capacidad de utilizar procesos psicológicos de imaginación, creatividad y razonamiento con el lenguaje.

La familia del niño también necesita ser evaluada para entender los antecedentes familiares. Es una combinación de todos estos detalles que proporciona la información si el niño está retrasado en la escuela debido a la dislexia o cualquier otro problema.

¿Cuál es el tratamiento para la dislexia?

La dislexia es una afección que dura toda la vida, por lo que el primer paso para tratarla es la intervención temprana, seguida de un enfoque de enseñanza multisensorial y apoyo emocional.

Cuanto más pronto se diagnostica un niño disléxico, más fácil es para los consejeros ayudarlos. Con una orientación adecuada, un niño disléxico puede superar sus dificultades en gran medida y tener una vida mejor.

Esto se hace en un enfoque de dos fases. La primera fase es enseñar al niño usando un procedimiento de aprendizaje multisensorial y la segunda fase es el apoyo emocional brindado por el consejero:

  • El enfoque multisensorial

La clave para ayudar a un niño disléxico está en los métodos de aprendizaje multisensorial. Los módulos académicos necesitan ser divididos en conceptos más pequeños que puedan ser explicados usando entradas multisensoriales de tacto, olfato y sonido.

A medida que se aprende cada letra, los niños también aprenden a distinguir su sonido. En un escenario típico de aprendizaje multisensorial, el maestro puede hacer el sonido y se le puede pedir al niño que escriba la carta.

  • Apoyo emocional extendido por el consejero/maestro (a)

Un niño disléxico puede necesitar la ayuda de un consejero que trabajará en tándem con el instructor en la escuela, de modo que, entre el maestro en el aula y el consejero en otras ocasiones, el niño reciba la máxima ayuda que lo haga trabajar al mismo ritmo que sus compañeros de clase.

Es importante recordar aquí que la dislexia no significa ningún desinterés por aprender, sino un impedimento para aprender que necesitará ayuda adicional. Una manera de ayudar a estos niños será darles tiempo extra para terminar sus tareas, ayudarles a tomar notas de clase, etc. A menudo los libros y textos grabados les ayudan a aprender mejor, al igual que el uso de una computadora para ayudarles a escribir.

Una persona disléxica también puede requerir asesoramiento psicológico para lidiar con el estrés de las horas adicionales de trabajo y los problemas emocionales asociados con él.

Tecnologías Asistenciales

Hay algunas tecnologías de apoyo disponibles en los mercados que pueden ayudar a las personas disléxicas en lectura, escritura, matemáticas y organización.

Las 3 dosis de tecnología para la dislexia deben ser para apoyar la lectura y el aprendizaje, para apoyar la toma de notas y para apoyar la ortografía y la escritura.

Los ejemplos son:

  • Software informático para escribir o leer textos
  • Aplicaciones en dispositivos electrónicos de mano para leer textos, comunicarse y organizar el trabajo y el aprendizaje.
  • Dispositivos especializados como lápices de lectura y escáneres, calculadoras o diccionarios hablados para ayudar con las tareas diarias.
  • Livescribe Smartpen es un bolígrafo que registra las discusiones en el aula, facilitando así la toma de notas y el aprendizaje del niño.
  • Dragon Naturally Speaking para usuarios de PC y Dragon Dictate para usuarios de Mac es un programa de reconocimiento de voz donde puedes dictar tus ideas y se traducirían en la pantalla del ordenador.

Apoyo a los padres

Los padres de niños diagnosticados con dislexia pueden apoyar a sus hijos de todas las maneras posibles. Pueden ayudarles para que los niños crezcan y tengan su propia carrera y se independicen.

Algunas pautas para los padres:

  • Abordar el problema lo antes posible: Reconozca las dificultades de su hijo tan pronto como sea posible.
  • Trabaje con el maestro de su hijo (a): Trabaje junto con el maestro y el consejero para entender el problema del niño (a) y el papel que usted puede jugar en la vida del niño (a).
  • Asegúrese de que su hijo reciba el tratamiento especial requerido para sus habilidades especiales. El niño puede ser diferente pero no único. Ayúdele a participar en el trabajo normal de clase y en las actividades escolares.
  • Enseñar habilidades de organización: Enseñe al niño a organizar su propio salón, mesa, trabajo y tiempo.
  • Estimule sus talentos; los niños disléxicos generalmente son dotados en ciertas áreas.
  • Anime al niño a desarrollar estos pasatiempos.
  • Estimule la lectura: Léale en voz alta a su hijo desde los 6 meses de edad. Designe un tiempo de lectura para todos en la casa para que el niño aprenda con el ejemplo. 

Factores ambientales

Estar en un ambiente de apoyo podría ayudar a una persona con dislexia a sobrellevar la afección. Por ejemplo, ofrecer métodos alternativos de comunicación o aprendizaje puede ayudar a una persona con dislexia a desempeñarse mejor y aprender más fácilmente.

En muchas naciones, las personas con dislexia reciben adaptaciones educativas y en el lugar de trabajo. En los Estados Unidos, por ejemplo, la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans With Disabilities Act, ADA) protege a los empleados de la discriminación por dislexia y otras discapacidades.

Factores prácticos y de estilo de vida 

La práctica de lectura, vocabulario y fonología, además de otras estrategias de apoyo, a menudo son útiles. Algunas veces, las fuentes específicas pueden facilitar la lectura a las personas con dislexia.

Algunas personas con dislexia dicen que los cambios en el estilo de vida o los tratamientos como la terapia musical ayudan. La dislexia puede ser frustrante, pero no tiene por qué impedir que una persona lleve una vida satisfactoria y exitosa.

El ex presidente George W. Bush tiene dislexia y luchó con el trastorno hasta la adultez. Muchas otras personas altamente exitosas también tienen dislexia.

La combinación correcta de un entorno de apoyo, práctica y estrategias compensatorias puede transformar la dislexia de una discapacidad en un inconveniente leve.

Publicaciones que te podrían interesar: