Saltar al contenido

Dislexia en adultos

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que puede causar muchas dificultades, incluyendo problemas con la lectura y la escritura. Las personas con dislexia tienen problemas para emparejar las letras que leen con los sonidos que esas letras hacen.

La dislexia se diagnostica típicamente en la niñez; por lo tanto, muchas guías para la dislexia se enfocan en ayudar a los niños a controlar los síntomas de esta afección. Pero la dislexia a menudo continúa hasta la edad adulta. Algunos niños con dislexia no son diagnosticados hasta que llegan a la edad adulta, mientras que algunos adultos diagnosticados encuentran que sus síntomas cambian a medida que envejecen.

Es importante tener en cuenta que actualmente el sistema educativo presenta gran homogeneidad en cuanto a los métodos de enseñanza, ademas a ello se le suma el tardío diagnóstico de la dislexia en los niños por el desconocimiento todavía sobre este trastorno del aprendizaje. Todo esto conlleva al fracaso escolar, y muchos niños con dislexia que no se les llega a diagnosticar llegan a la edad adulta sufriendo todas las consecuencias que ello conlleva.

Datos sobre la dislexia en adultos:

  • La dislexia es parte de un grupo de afecciones llamadas dificultades específicas de aprendizaje.
  • Es un trastorno altamente variable y personal.
  • La dislexia puede ser un grupo de trastornos en lugar de uno solo.
  • El tratamiento se enfoca en ayudar a una persona a superar sus desafíos específicos.

¿La dislexia es diferente en los adultos?

Aunque la dificultad para leer es un sello distintivo de la dislexia, particularmente en los niños, la mayoría de los adultos con dislexia pueden leer y han ideado estrategias para superar sus dificultades de lectura. Los adultos con dislexia también pueden presentar una variedad de otras características, como problemas de memoria. Sin embargo, las personas con dislexia no tienen problemas con el vocabulario o el habla.

Adultos con dislexia

Síntomas de la dislexia en adultos

Los adultos con dislexia a menudo tienen una amplia gama de problemas no específicos de salud mental, emocionales y laborales. Pueden tener baja autoestima, experimentar vergüenza, humillación o falta de confianza en su capacidad para desempeñarse en el trabajo o la escuela.

Pueden parecer muy inteligentes u obtener buenos resultados en las pruebas de inteligencia, pero tienen un rendimiento inferior en el trabajo o la escuela.

Otros síntomas incluyen:

  • Problemas visuales durante la lectura: Los adultos con dislexia pueden ser muy sensibles al resplandor o al color del papel o de las palabras. Los cambios en una fuente, color u otras características de las palabras pueden dificultar la lectura de los adultos con dislexia.
  • Dificultad para concentrarse al leer: Los adultos con dislexia frecuentemente pueden perder su lugar, sentir que las palabras se están moviendo o confundidas, o que la lectura les resulta muy estresante.
  • Rara vez o nunca leer por placer: la dislexia hace que la lectura sea difícil, por lo que muchos adultos disléxicos que aman el aprendizaje pueden evitar la lectura, prefiriendo otros modos de aprendizaje.
  • Dificultades con la comunicación escrita o las pruebas: Por ejemplo, un adulto con dislexia puede ser muy competente en su trabajo, pero es reacio a tomar una prueba escrita para avanzar al siguiente nivel. Pueden encontrar que los compañeros de trabajo o gerentes se quejan de sus informes u otras comunicaciones escritas. Confundiendo palabras o letras muy similares al escribir o leer.
  • Dificultad para escribir mensajes o informes: Los adultos con dislexia pueden olvidar lo que estaban escribiendo, luchar para seguir un hilo de pensamiento o transcribir incorrectamente un mensaje. Por ejemplo, una persona con dislexia puede tener problemas para leer un mapa, particularmente si el mapa contiene palabras escritas.

Publicaciones que te podrían interesar: